Ramón Masats. Otra manera de mirar. | Nacho Rivera
El espejo es un juego. Propongo estudiar una fotografía, bucear en sus capas y dejar que nuestras influencias aparezcan.¡Refléjate! Ramón Masats.
Fotografía, Nacho, Rivera, fotógrafo, talleres, cursos, retratos, documental, analógica, artística, Londres, Madrid, viaje, fotografía, blog, editorial, digital, 35mm, aventura, proyectos, portfolio, contacto.
16708
post-template-default,single,single-post,postid-16708,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Ramón Masats. Otra manera de mirar.

Seminaristas en Madrid © Ramón Masats

Ramón Masats. Otra manera de mirar.

Ramón Masats

Fecha de nacimiento: 1931.

Nacionalidad: Española.

Fecha de la fotografía: 1959.

Localización: Madrid.

  • ESPEJO

 

Ramón Masats realizó algunas de las imágenes más icónicas de la historia de la fotografía española. En unos años difíciles para España, cuando la dictadura estaba más que afianzada y la iglesia era un órgano más del gobierno -y posiblemente incluso con más poder – aparece esta imagen de contraste. Contraste es la palabra que mejor creo define a la escena.

Choca ver a un grupo de curas, con sus sotanas, repeinados, todos juntos, perdiendo los papeles detrás de un balón, con una entrega total, como si se tratara de la fina de la copa de Europa de fútbol. El contraste de las formas: la estirada del portero, con la sotana al viento, dispuesto a embadurnarse de arena con tal de parar el balón. El contraste de ver a un grupo social serio, sosegado, impoluto, totalmente desatado por el poder de ese objeto redondo que tantas pasiones desata.

En mi opinión, la imagen de Ramón Masats es perfecta. La composición  buscada y encontrada, el momento buscado y captado, la fuerza visual del tema y de la imagen. Sin duda, nos encontramos ante una fotografía histórica con muchas capas que rascar.

De todos los elementos me quedo con la mano acariciando el balón, los dedos tensos, y la sombra que delata que el balón va camino de convertirse en gol… Me temo que ese disparo no lo hubiera parado ni Dios.

 

  • REFLEJO

 

La escena me suena a NO-DO, a Matías Prats padre retransmitiendo alguna de esas finales de copa de Europa de aquella época, de esas en blanco y negro, que tanta propaganda producían y que tanto orgullo generaba en parte de la población.

Por otro lado me huele a represión, a años duros donde la libertad no está bien vista. Por eso, ver a curas desmelenados jugando al fútbol, es tan excepcional. Transmite un mensaje de liberación, en un colectivo marcado por valores morales muy contrarios a la diversión. A nivel personal, esta fotografía me ha marcado mucho y ha sido, sin saberlo, un punto de partida para tratar fotográficamente un tema, el fútbol, como símbolo de unión y libertad entre culturas.

Ramón Masats me lleva a otra imagen, pintada en el techo del templo Cristiano más importante del mundo: El Vaticano. ¿Tocará el cura con sus dedos ese balón que se dirige a la portería, o se quedará a apenas milímetros, como se quedó el creador de Adán en aquella histórica pintura de Miguel Ángel?

Otro reflejo más: ese espíritu libre me traslada a la cuna del fútbol, a Inglaterra, – tan cerca geográficamente pero tan lejos culturalmente en ese momento – y me suena a “The Cavern”, el local de Liverpool desde donde cuatro jovenzuelos iban a enloquecer a medio mundo con su música.

Es tu turno.

¡REFÉJATE!

2 Comments
  • Andrés Torreadrado Boal
    Posted at 21:29h, 12 Junio Responder

    Una imagen que se me quedó grabada antes incluso de interesarme por la fotografía.

    He escuchado de primera mano al propio Ramón Masats “renegar” en cierto sentido de esa imagen… “Parece que fuera la única fotografía que he hecho”.

    Eso podría remitirme musicalmente al “Creep” de Radiohead o a “La chica de ayer” de Antonio Vega… La gran imagen poderosa que fagocita al autor.

    Una imagen poderosa, de esas que yo siempre digo que “parece que se mueve”. Esa estirada infinita del cura, momento culminante de la estirada en su máxima expresión, ese punto de tensión de los dedos rozando el cuero… Esa sombra esbozada aún más dinámica que el personaje que la dibuja.

    Sería absurdo aunque parece inevitable buscarle esas pequeñas “puñetitas” que como fotógrafo siempre me molestan en las imágenes, que no dejan de ser símbolos de propia debilidad. Buscarle pegas a la foto es claudicar ante lo que es, una imagen magnífica, de esas para mirar durante horas . Ni el palo de la derecha, ni ese cura que rompe la silueta en la rodilla del cancerbero, Porque como decía aquel, “lo perfecto es enemigo de lo bueno”, y esta fotografía es perfecta precisamente por ser como es.

    Desde que escuché decir a Ramón Masats lo que citaba al principio, me obligué a elegír otra de sus fotografías icónicas de Ramón Masats como “mi favorita”, esa de la abuela dibujando la línea en la pared encalada. Podría haber elegido ese punto de vista diferente de Masats cubriendo una prueba automovilística en montjuic, o los monjes alineados entrando al cementerio,,. O esa otra de la cabra en primer término mirando a unos chavales jugando (otra vez) al fútbol…

    Pero no cuela, yo de chaval jugaba al fútbol de portero y siempre soñaba con una estirada así antes de conocer la imagen, a ser posible sin sotana. Ahora sueño con captar una imagen así, y sigo en el mismo punto.

    • Nacho Rivera
      Posted at 08:49h, 13 Junio Responder

      Querido Andrés, muchísimas gracias por participar, ¡y por la puerta grande!

      Efectivamente, estoy de acuerdo contigo en que esta imagen es muy “comercial” en cuanto a que es universalmente conocida, pero para mí, ahora, tiene un sentido intenso y es una fuente de inspiración, por eso la elegí. Conocer la mirada de otros hacia esta imagen me atraía, y la tuya, como siempre, está llena de inquietudes. Por suerte, como en los otros casos que mencionas, no fue un “one hit wonder”, y Ramón Masats ha sabido construir una mirada completa y muy personal. ¿No es eso, precisamente lo que buscamos todos? ¡Un fuerte abrazo!

Post A Comment