Eve Arnold. Empatía, sensibilidad y fotografía. | Nacho Rivera
Blog de Nacho Rivera. ¿Te gusta la fotografía? Hablaremos de fotógrafos y fotografías, pero también de viajes, música, arte, cine... Y descubriremos cómo la suma de experiencias nos afecta a nuestra mirada. Afincado en Londres, informaré sobre lo que acontezca en la ciudad relacionado con la fotografía. Desarrollo proyectos personales de fotografía documental con cámaras analógicas. Viajo, hago retratos e imparto cursos. ¡Bienvenido!
Jazz, Cuba, Frank Sinatra, Eve Arnold
16308
post-template-default,single,single-post,postid-16308,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Eve Arnold. Empatía, sensibilidad y fotografía.

Retrato mujer en bar de La habana Cuba @ Eve Arnold

Eve Arnold. Empatía, sensibilidad y fotografía.

Eve Arnold

Fecha de nacimiento: 1912.

Nacionalidad: Estadounidense.

Fecha de la fotografía: 1954.

Localización:La Habana.

  • ESPEJO

 

Los primeros años del Siglo XX fueron muy convulsos y el mundo cambió radicalmente en muy poco tiempo. Eve Arnold creció durante todo ese periodo, con dos guerras mundiales de por medio, y estoy convencido de que lo interiorizó de una forma muy humana, como así se transmite en esta fotografía.

Compositivamente, la fotografía no puede ser más sencilla. Es un retrato que va al grano, introduciendo en el encuadre unos pocos elementos, que son más que suficientes para contextualizar un sentimiento. La historia de una vida condensada en una fotografía. La poca luz provoca una profundidad de campo limitada, centrándonos en la joven, en su gesto, en su mirada perdida y en los vasos que la acompañan.

Eve Arnold no necesita mostrarnos más para sentarnos en ese bar.

Observando la escena, siento que hubo una empatía profunda desde la fotógrafa hacia la joven. La otorga importancia máxima y la muestra en un momento muy íntimo. La sensibilidad inunda toda la fotografía. Es un contraste tremendo entre soledad y belleza, entre decadencia (las botellas sobre la barra) y elegancia (el vestido vaporoso).

El gesto melancólico y triste contrasta con la juventud y mi proyección de energía que otorgo a este momento de la vida.

 

  • REFLEJO

 

La imagen me sabe a whisky áspero, y me huele a perfume no muy caro. Suena a trío de jazz, pausado y denso, pero a su vez veo a Frank Sinatra, quien por aquel entonces frecuentaba la capital cubana ofreciendo conciertos cuando La Habana pretendía ser una delegación de Las Vegas en el Caribe, dirigida por la Mafia.

Frank Sinatra fue alcohólico. Existe un retrato suyo tremendo, muy parecido a la fotografía que nos regala Eve Arnold. Me ha venido a la cabeza inmediatamente.

¿Así sería la Cuba pre-revolucionaria?

Es tu turno.

¡REFLÉJATE!

No Comments

Post A Comment